viernes, 25 de abril de 2008

Hello, debo irme ya…

La primera vez que oí a Phil Collins fue cuando me topé en la radio con You can’t hurry love. La canción tenía un ritmo contagiante y pegajoso, e iba muy a tono con el pop anglosajón que empezaba a fulgurar a principios de la década del ochenta.

Por ese tiempo, mis conocimientos de música eran bastante incipientes. Todavía no me había enterado de que ese blanquiñoso, pelado y regordete cantante lideraba a la extraordinaria banda británica Genesis.

Transcurrió un poco más de dos años y, en 1984, se empezó a escuchar Against all odds; balada superfeeling que, en mi particular opinión, forma parte de la triada de canciones inolvidables de Phil (la otra es In the Air tonight y la última la diré luego). Against all odds fue nominada al Oscar como mejor canción de película, aunque el trofeo se lo llevó When doves cry, compuesta por un tal Prince y su grupo The Revolution. Meses antes, Phil se había juntado con su tocayo Philip Bailey, ex vocalista de Earth Wind and Fire, para grabar Easy Lover, la cual rayó a principios de 1985, pero que, posteriormente, fue sepultada por una avalancha de hits que aparecieron tras correrse el velo de ese verano.




Against all odds: una hermosa melodía para
una bella actriz (Rachel Ward)


Mil novecientos ochenta y cinco fue un año espléndido en la carrera musical de este músico británico. Un año antes había lanzado su álbum No jacket required, del cual se extrajeron éxitos como One more night, Sussudio, Take me home, Inside out y, por supuesto, Don’t loose my number*.

Entre algunas cosas impactantes que le ocurrieron a Phil ese año, recuerdo el vuelo trasatlántico a bordo del supersónico Concorde, que lo traslado de Londres a Filadelfia, como parte del megaconcierto Live Aid, el sábado 13 de junio. Finalmente, y para coronar tan magnífica temporada, Collins se juntó con la hasta entonces desconocida, Marilyn Martin, para grabar Separate lives; canción principal de la (olvidable y prescindible) película White Nights o Sol de medianoche.





Don’t loose my number: parodia de Collins
a la perversa maquinaria de Hollywood


Luego de haber llegado a la cúspide de su carrera como solista, la performance de Collins fue decayendo en forma progresiva. Unos atribuyen este descenso al bajón propio de quien se regodea en las aguas turbias del Star System. Otros culpan a sus interminables problemas familiares, y unos cuantos, a su excesivo afán de figuración y su enfermiza tendencia a “robar cámaras”; lo que le hizo pensar, equivocadamente, que podría pasar de músico a comediante de un solo baquetazo. Los críticos demolieron su actuación en la película Buster (1988), y llegaron a la conclusión de que Collins era un buen comediante de 3 minutos (lo que dura un video musical), pero un pésimo actor cómico de largometrajes.

Pero no todo fue malo ese año: dos canciones de la película alcanzaron el número uno, tanto en Norteamérica como Gran Bretaña: Groovy Kind of Love y Two hearts.

En Perú, a finales de la década del ochenta, Phil ya no generaba el mismo entusiasmo que cuatro años atrás. Su Another day in paradise, de 1989, intentó reverdecer sus días de gloria, aunque lo cierto es que los tiempos y la música habían cambiado y las preferencias de una mayoría de jóvenes tomaron un desvío hacia la salsa, el merengue y, en otros rincones del planeta, hacia el rap y el hip-hop. Los últimos días del reinado de Phil habían comenzado.

Ya en los noventa, Collins sonó muy tibiamente con Do you remember, Dance into the light, True Colors (abominable versión de la original de Cindy Lauper, de 1986) y, en 1999, con You’ll be in my Heart; canción que ganó un Oscar a la mejor banda sonora por la película Tarzan. Después de mucho batallar la había chuntado en el séptimo arte.

De allí en más, Phil se ha dedicado a cumplir con las giras junto a la banda Genesis, grabar duetos con estrellas fugaces de la música, y, de vez en cuando, aparecer en shows televisivos mostrando su vena humorística de siempre.

Hoy, a los 57 años de edad y con casi 40 años de carrera ininterrumpida, Phil Collins anunció su retiro definitivo de la escena musical. Dice que ya está viejo y que quiere dedicarle más tiempo a su colección de memorabilia de la batalla del Alamo (¿?). Extraña afición, aunque creíble viniendo de un acaudalado músico que con los millones que posee puede dedicarse a coleccionar hasta hormigas.

Fin de la historia, Phil. Tus fans te extrañarán. Tus enemigos también, porque ya no tendrán a quien navajear. Como dijo alguna vez Charly García: “Pasan los músicos, pasan las modas, quedan los discos”. Y sí, el excelente No Jacket required sigue adornando mi vitrina, junto con otros discos de vinilo que contienen un poquito de mi historia. Bye Phil, oiré unas de tus canciones en el aire, esta noche.

La del estribo
Claro que sí. No he olvidado la visita de Phil Collins a estas tierras en 1995. El espectáculo se realizó en el Estado Nacional de Lima y congregó a más de 20 mil fanáticos. Pese a que el brillo del cantante se había apagado un tanto, se generó una gran expectativa alrededor del concierto. Si lo traían diez años antes, el concierto se hubiera realizado en el Hipódromo de Monterrico y aún así quedaba chico.




In the air tonight: Collins retumbó con su batería
al coloso de José Díaz




*Don’t loose my number es mi tercera canción favorita

2 comentarios:

Miguel Villamizar dijo...

Hola Amigo Eagle
Es una pena que se retire Phil Collins de la música es uno de los grandes y que marco época y dejó huella ya sea con Génesis o como solista. Sobre las canciones de Phil Collins creo que todos escuchamos "You Can´t Hurry Love" como la primera de Phil (aunque después nos enteramos que era un cover de Diana Ross de los 60as). Sin duda alguna "No Jacket Required" de 1985 es uno de los mejores discos de los 80as. De este disco mis favoritas son "Sussudio", "One More Night" y "Don't Lose My Number en ese orden.
Quisiera aportar un dato muy personal sobre la discografía de Phil Collins. Si bien es cierto como dices en los 90as su producción decayo en algo, en 1993 lanzo "Both Sides", creó el mejor disco de Phil Collins después de "No Jacket Required". Este disco no tuvo casi nada de difusión en las radios, realmente es una joya y muy recomendable.

Un abrazo amigo Eagle

Eagle dijo...

Efectivamente Miguel, Phil es uno de los grandes de la música pero sigo pensando que su talento decayó en la década del noventa. Aunque eso de que anuncie su retiro puede ser una jugada de marketing para colgarse otra vez de los medios. En todo caso si vuelve a grabar un disco que la inspiración lo acompañe y retome su senda de éxitos.

un abrazo Miguel

Eagle