domingo, 6 de abril de 2008

El retrato de un asesino

Como apática y de mal gusto ha sido calificada, por alguna crítica, la película Chapter 27 (Capítulo 27), ópera prima del joven director J.P. Schaefer; y que intenta mostrar un retrato sicológico del asesino de John Lennon, Mark David Chapman, tres días antes de que perpetrara su demencial acto el 8 de diciembre de 1980. La película, aún no vista por estos lares, está basada en el libro Let Me Take You Down: Inside the Mind of Mark David Chapman, del escritor Jack Jones; que recoge numerosas entrevistas del periodista Larry King a Chapman, tras ser detenido y encarcelado.


En el filme, Chapman (Leto) y Jude (Lohan) son dos fans de Lennon que
entablan amistad en las afueras del edificio de apartamentos Dakota, en New York.

El filme fue rodado a principios de 2006 y exhibido un año después, entre pifias y airadas protestas, en el Festival de Cine de Sundance. A pesar del tiempo transcurrido, la cinta recién se estrenó en Estados Unidos el pasado 28 de marzo, tras haberse visto en algunas salas de Japón (parece que los japoneses no le tienen mucha simpatía a Yoko) y Canadá. Tal retraso se debe a supuestas presiones de la viuda de Lennon, Yoko Ono, de fans del músico e incluso de los dos beatles sobrevivientes: Paul McCartney y Ringo Starr.

Pero no solo el tema de la película y el temor de muchos a que se mitifique la imagen de Chapman han desatado polémica. El rechazo popular y las opiniones en contra han obligado a las distribuidoras en España y Rusia, por ejemplo, a descartar la pantalla grande para su estreno; por lo que anunciaron que solo se la comercializará en formato DVD. Según aducen: “no está garantizado el éxito comercial del filme”.

Leto killed Lennon
Jared Leto es un actor estadounidense que, a sus 37 años, ha logrado insertarse en el exigente mercado de Hollywood, y no precisamente por sus escándalos con el alcohol o las drogas, sino por sus buenas actuaciones. A Leto se le puede apreciar en filmes memorables como La Delgada Línea Roja (1998), El Club de la Pelea (1999), American Psycho (2000), entre otros. Sin embargo, hasta el momento, sus papeles más comentados han sido el de Hefestion, en el filme de Oliver Stone, Alejandro Magno (2004); y el de un impenitente y desaforado “yonki” en la genial cinta Réquiem por un sueño (2000). En este último papel, Leto tuvo que adelgazar 15 kilos para darle mayor credibilidad a su personaje.

En Chapter 27, Leto tuvo la difícil misión de engordar casi 30 kilos: una hazaña que -a decir de los críticos- es comparable a lo realizado por Robert De Niro en el El toro salvaje (1980). Esta durísima experiencia le costó a Leto enfermar de Gota y poner en riesgo la estabilidad del grupo de rock 30 seconds to Mars, que el actor lidera junto a su hermano mayor Shannon. No obstante, tamaño sacrificio tuvo sus resultados pues el parecido con Chapman fue extraordinario. Juzguen por ustedes mismos.


Según el propio Jared, para lograr la similitud tuvo que trabajar
no solo sobre el aspecto físico, sino sobre la mente y el alma de Chapman.


Capítulo adicional
El nombre de la película tiene su raíz en la obra de 26 capítulos del escritor J.D. Salinger, The catcher in the rye (El guardián entre el centeno), libro que portaba Chapman cuando fue detenido minutos después de haber descargado siete tiros al ex-beatle, en las afueras del edificio de departamentos Dakota.

Los testigos afirman que luego de disparar contra Lennon, Chapman arrojó el arma, sacó de su abrigo el referido ejemplar y se puso a leer en voz alta uno de los capítulos en el que se describe la vida conflictiva del adolescente Holden Caufield, protagonista principal de la obra de Salinger.

Heil Leto
Tras su estreno en Estados Unidos no se han registrado protestas ni escándalos mayúsculos, pero, aún sin verla, los fans de Lennon dicen que la película intenta defender la figura de Chapman humanizándolo. Las tachas contra la película se han instalado, como era de esperarse, en el ciberespacio a través de un blog en el que se pueden leer algunos posts que, por ejemplo, tildan a Leto de Hitler y a su co-protagonista, la no muy santa y altamente beoda, Lindsey Lohan, como su amante Eva Braun. Entre otras demandas, el blog pide boicotear el filme y detener a la productora Peace Arch Entertainment en su intento de “humanizar al asesino de un hombre pacífico y el mejor beatle: John Winston Lennon”.

Como ya mencionamos, Chapman debe ser uno de los personajes más impopulares y odiados del planeta. Hacer un filme sobre su figura es de muy mal gusto para muchos y provocará escozor y molestia no sólo en los beatlemaniacos, sino en aquellos que no lo son tanto. Pero desde ya me parece exagerado pensar que una simple película, al margen de su calidad, pueda esfumar de plano ese aura de repulsión que genera Chapman y que ha ido aumentando con el transcurrir del tiempo.

A propósito: el verdugo de Lennon cumplió su condena de 20 años en el año 2,000, o sea que a estas alturas debería ya gozar de su libertad; sin embargo, aún sigue encerrado en Attica. “La naturaleza inusual” de su delito ha sido el motivo principal para que la justicia estadounidense le haya denegado la libertad condicional hasta en cuatro ocasiones. La próxima comparecencia ante la Comisión de Libertad bajo Palabra tendrá lugar en octubre de este año y se espera que se mantenga la misma decisión.

Mientras tanto, aprecien cómo ha ido cambiando el rostro de este psicópata, desde su primer día de encierro hasta la actualidad. Cuentan que Chapman se ha convertido en una persona extremadamente religiosa y predicadora de la palabra de Dios en la cárcel, de donde esperamos no salga nunca.


¡¡Que se pudra tras las rejas!!


5 comentarios:

Javier Lishner dijo...

Muy interesante, Eagle. Me ha provocado ver la película. Ya son dos las que tengo en agenda.

Un abrazo,

JL

Eagle dijo...

Espero que la exhiban en alguna sala de Lima. Si no fuera asi, la tendré que ver en DVD (legal o pirata, que le voy a hacer).

Pienso que al margen de las críticas desfavorables -algunas motivadas por cosideraciones subjetivas- creo que es bueno apreciar el punto de vista de este joven director acerca de este hecho que hizo llorar a todo a casi todo el mundo.

Supongo que la otra película que tienes en agenda es el biopic del cantante de Joy Division, Ian Curtis. Si fuera así, yo también la espero con ansiedad.

un abrazo Javier

Eagle

Miguel Villamizar dijo...

Hola Eagle
Bueno los asesinos siempre se justifican con la demencia y después salen con su biblia bajo el brazo diciendo que cristo ha llegado a su vida. Mas farsa que esto no se puede creer. Aunque sea a pasado buenos años en la carcel este asesino y espero que siga ahi hasta que ya no exista. Sobre la película no la he visto, pero muy al márgen que sea buena o mala yo no estoy de acuerdo que se quiera glorificar al asesino de Lennon porque en el fondo lo que se busca con este tipo de peliculas es eso.

Un abrazo amigo

Eagle dijo...

Si Chapman sale alguna vez de prisión -cosa que veo difícil- no podría caminar tranquilo por calles y avenidas, porque de inmediato sentira la persecusión y el señalamiento de todo el mundo. Si quedara libre es posible que un día se encuentre, frente a frente, con otro "fanático" mucho más desquiciado y paranoico que él, y no viva para contarlo. Tipos como esos no tienen arreglo, aunque reciten la Biblia, al revés y al derecho, e invoquen a mil dioses por un "mundo mejor".

Ahora bien ¿te has puesto a pensar en la cantidad de Chapmans en potencia que circulan hoy por todo el mundo, enceguecidos por el fanatismo y que en algún momento pueden cometer actos demenciales?. Por eso creo que ver una película como esta podría ayudarnos a identificar ciertos indicios sobre cómo se va forjando la mente de un asesino a partir de un fanatismo que probablemente nació inocente.

Gracias por tu visita, Miguel

saludos

Eagle

重新出發 dijo...

.
.
.
.
.
.
.
.
.