viernes, 7 de noviembre de 2008

Saturantes hasta la médula

Son canciones que mientras menos las escucho más me gustan. Todas ostentan el récord de haberlas escuchado casi mil veces. Conozco la letra de cada una a la perfección y podría recitarlas a ojos cerrados, con traducción incluida. Ahora que el tiempo ha pasado, todas están descartadas de mi walkman y en las juergas a domicilio sólo las programo a solicitud o rogativa de algún invitado o invitada. Son las rolas más saturantes de mi vida. Pero ojo: una cosa es que hayan sido marginadas y otra olvidadas.

10. I want to hold your hand (The Beatles)
Inoculó en mi torrente sanguíneo el virus de la beatletitis. Por un tiempo pensé que era la única canción de este grupo que, por ese entonces, resultaba una incógnita en mi vida. Hablo del año 81 u 82, no lo puedo precisar. La escuché incansablemente cientos de veces en mi vieja radiograbadora y hasta me aventuré a ponerla en mi fiesta de cumpleaños cuando apagué 12 velitas. Años más tarde, tras ir escarbando en toda la antología beatlesca y descubrir auténticas piezas de filigrana, I want to hold your hand pasó a la categoría musical de PRESCINDIBLE. Méritos le sobran y por eso ha hecho historia, a mi me falta paciencia y santidad para oírla una vez más.


09. I want you to want me (Cheap trick)

“China china china si traes” coreaba esta canción a los nueve años de edad. No recuerdo qué emisora radial la propalaba con más insistencia (creo que era Estación X), pero qué manera de repetirla y repetirla y repetirla… A pesar del bis, el tris y el cuatrís, mi devoción por esta melodía no desmayó y siguió impertérrita. Una mañana cualquiera, ya treintón, la oí en la radio y algo extrañó sucedió: fugué de casa y por primera vez llegue al trabajo temprano. Por fin había encontrado la solución para dejar de recibir “memos” por tardón. El otro día me prestaron el Live At Budokan, disco epónimo de esta banda con feo nombre, y, como me sucede con otros tracks de viejos y clásicos discos, presiono >> y la paso.


08. De do do do, de da da da (The Police)

“La poderosa naturaleza de las cosas simples”, así declaró Sting cuando le preguntaron por la inspirada letra de esta canción. Y no fue sorna lo que respondió, porque The Police apostó por una propuesta musical basada justamente en la sencillez, la mesura y la pureza: ser rockanrollero sin ser rocambolesco. Recuerdo un día de diciembre de 1979, cuando un amigo de mi viejo llegó con este sencillo a casa. Lo escuchamos en el viejo equipo estereo que hoy sirve de base para la TV Plasma. A mi me encantó, pero a mi progenitor no, pues le había dejado de interesar el rock hacía tiempo, así que me legó el 45 RPM como adelanto de herencia. ¡Qué pendeivis! Hoy alabo la trayectoria de The Police, pero prefiero olvidar este De do do…Es buena, pero me da sueño.


07. I was made for lovin' you (Kiss)
Otra del ’79. Los Kids In Satan Service causaban furor a finales de los setentas, más por poseros que por su música, y nadie, en su insano juicio, podía estar ajeno a ello. I was made…fue una de las primeras canciones metaleras que escuché a mis cortos nueve años, aunque ni tan duras a comparación de lo que aparecería en el mítico año 1980: el Back in black, de AC/DC; el British Steel, de Judas Priest, y el Ace of Spades, de Motorhead. ¡Qué música, carajo! Pero esa es otra historia y prosigamos con Kiss. No es que reniegue de esta canción, me sigue gustando, tiene ritmo y vendió millones. Es más, el sticker del sencillo con el sello Casablanca siempre llamó mi atención, pero hoy me llevo mejor con ella de lejitos (como con mi ex y madre de mi hija). La escucho y la disfruto fragmentada desde las ondas de mi memoria y no a través de los oídos. Definitivamente, no fui hecho para amar del todo a esta canción.


06. Ballroom Blitz (Sweet)
Una de esas canciones adelantadas a su época. Cuando la descubrí en 1984 pensé que se trataba de una banda nueva, pero alguien me dijo: “esa canción es antiquísima”. (¡Plop!). Probablemente me sucedería lo mismo si hoy la oigo por vez primera. Su ritmo pegajoso, las voces chirriantes en clave amanerada y las guitarras estremecedoras la han convertido sin duda en un clásico del rock-pop de todas las épocas. Me agrada, le tengo cariño, pero siempre que puedo, escapó de la dulce tentación de escucharla una y otra vez. ¿La razón? Ni pregunten, simple y llanamente, la cancioncilla de marras me saturó.



05 Long cool woman in a black dress (The Hollies)
Caserita de especiales y rankings retro de las radios juveniles ochenteras. Es un temazo, de eso no hay dudas y tengo que reconocerlo. Su letra fue inspirada quizá por las series policiales de televisión muy en boga en los setentas: antes de una redada policial a un puticlub, atestado de drogos, putas y mafiosos, un “raya” observa a la cantante y bailarina (alta y vestido de negro) y queda prendado de ella. En pleno tiroteo, el enamorado defensor del orden protege a la dama de las balas y, tiempo después, hace lo indecible para que quede libre de cargos. Ella le agradece el favor y se queda con él para siempre. Qué lindo, un dulce cuento de Hadas de los bajos fondos. La guitarra de Allan Clarke en el intro es portentosa y lo que más rememoro. Igual, evito toparme con esta femme fatale, para seguir deseándola lascivamente cada día más.


04 The Look (Roxette)
Era 1989, los ochentas llegaban a su fin, el pop ingresaba a su etapa de extinción (el rap venía con fuerza) y yo, andaba en búsqueda de mi destino. La canción pegó en todas partes pero también le dieron con todo acusándola de “reciclaje múltiple” (¿?). En efecto, su “na na na na…” trae a colación el “Land of Thousand dances” de Wilson Ticket y el “Hey Jude” de The Beatles. Otra andanada de ganchos al plexo vino de aquellos que sindicaron al título como copia del “U got the look” del andrógino Prince. Es decir, por todas partes llovieron combos y palos. Pero como buenos suecos, Per Gessle y Marie Fredriksson hicieron caso omiso a las puyas y siguieron pa’lante. Los apoyo chicos, adecentaron una época musical de vacas flacas, les doy eternas gracias por la inspiración Xerox, pero ahora mis oídos me agradecen más por no escucharlos.


03 More than words (Extreme)
El non plus ultra de las baladas románticas noventeras. Inútil tarea la autoencomendada para imitar la guitarra de Nuno Bettencourt. Su pulso maestro resultó difícil de igualar, así que me conformé con recitar las palabras de Gary Cherone. A lo lejos, creo que a la canción le sobran minutos y se me hace un poco sosa, aunque igual no dejo de valorarla como un auténtico one-hit-wonder. Tiempo después de lamer la miel del éxito, Cherone pasó a las filas de Van Halen(¿?) pero ante los renovados escarceos amorosos entre Eddie y David (Lee) Roth, fue expectorado de inmediato. Volvió a casa y hasta hoy sigue con su yunta Nuno tocando esta balada unplugged de extremo a extremo del planeta.


02 Da ya think i'm sexy (Rod Stewart)
Otra que se adelantó a su tiempo. Hoy sería toda una oda al metrosexualismo. Hasta no hace mucho Rod odiaba cantarla en vivo. Decía que recordaba sus épocas de inmaduro y estúpido, cuando se creía un dandy rompecorazones (y lo era en realidad, ¿por qué la modestia, mi estimado Rod?). Hoy, a sus reumáticos sesenta y tres años, con más de media docena de hijos a cuestas, pero siempre del brazo de bellas mujeres, el scottish dice que no tiene problemas en acceder al pedido de sus fans y mandarse con todo. El que sí tiene problemas en escucharla soy yo, así que la prefiero mantener como un buen recuerdo y guardarla en el jukebox encriptado de mi memoria.


01 Dancing with myself (Billy Idol)
Es la número uno porque la considero la más tonera de todas. Es la número uno porque Billy fue el soberano que reinó en todas las fiestas a las que acudí (invitado o no) entre el 84 y el 85. Es la número uno porque me hizo recapacitar acerca de que el placer no sólo estaba en las manos y de que la “virginidad” me podría dar cáncer. Gracias a su estribillo acudí de inmediato a vacunarme con la ayuda de una simpática damita, cuyo rostro tengo grabado en la mente y de quien guardo gratos recuerdos. Pero también es la número uno porque fue la primera que incluí en la lista de marginadas. Insisto, la canción es buena, pero ni bien oigo el intro de Steve Stevens, cambió de dial, me alejo del lugar o me bajo de la combi. Es muy extraño e inexplicable este fenómeno. ¿Acudo a un psiquiatra?

Continuará...

3 comentarios:

Miguel Villamizar dijo...

Hola Amigo Eagle
El Slogan si que es bueno. "Mientras menos las escucho más me gustan" Interesante tu ranking. Quizás este fenómeno de que algunos de nuestros clásicos ya nos cansa escucharlo es por la repetitiva programación musical de radios como Z U Oxigeno. Bueno ahí te va mi ranking, y cuando las escucho no es que salga disparado más rápido que el correcaminos, francamente es como si las escuchara por primera vez a pesar de haberlas escuchado mas de 1000 veces.
10. Persiana Americana (Soda Stereo).- La escuche a inicios del 87, entre Enero y Marzo la abre esccuchado mas de 500 veces por radio, sin contar las veces que la escuche cuando la grabe en mi cassete, y sin contar las veces que la escuche cuando me compré el cassette de signos.
09. Rock Lobster (B-52).- La escuche en 1983, era mi fiesta de promo de primaria, recuerdo que la tocaron casi toda la fiesta. Realmente todo un caso ja ja ja
08. Indiana (HombresG).- A fines del 86. Esta bendita canción la escuchaba hasta cuando dormía.
07. Hotel California (Eagles).- Este tema cuando lo escuche por primera vez ahí por el año 86 me pareció una joya, 1986 cuando el rock en español arrasaba. Luego me enteré que era del 77.
06. Help (Beatles).- Este tema lo escuche en 1980 del doble album rojo de Beatles. El pobre surco del Lp, quedó rayado por obra y gracia mía.Helpppp.
05. Careless Whisper (Wham).- La escuche en el verano de 1985. Debo confesar que hasta ahora no sé porque me gusta esta canción. Quizás por algún amor platónico.
04. Cuando La Cama Me Da Vueltas (Arena Hash).- En 1988 la escuche mas o menos en el mes de agosto. Todo un himno de la época.
03. Can´t Stop The Music (Village People).- Esta pegajosa canción la escucha y la escuchaba durante todo 1980, hasta que realmente ahora ya no la soportoooooooo
02. Chiquitita (abba).- Al principio me gustaba mucho. Ahora la escucho cuando no puedo dormir.
01. I Was Made for lovin You (Kiss).- Esta canción la escuche por primera vez a fines de 1979, y durante todo 1980. Me volví fanático de Kiss por este tema, no me perdía ningún especial en la tele, tenía llaveros, posters, calcamonías, etc.. en mi casa ya estaban por llevarme a un internado. Si no fuera por Soda, hubiera sido el quinto kiss.

Un abrazo y felicitaciones por la nota amigo Eagle.

Eagle dijo...

¿Chiquitita, un buen Diazepan?
Esta canción siempre me resultó empalagosa y ni a mi hija cuando era una bebé se la hice escuchar.

Gracias por escribir amigo Miguel

Percy@Oropeza dijo...

Muy buen Post.
A veces cuando quiero leer algo interesante buceo por tu blog;al azar cualquier post y termino complacido con la lectura.